12 noviembre 2009

George Lucas

Bienaventurado el que tiene talento y dinero, porque empleará bien este último
Menandro

Los habituales de esta consulta se habrán percatado de que esta semana hemos salido con un par de días de retraso. Ha sido debido a las obras de remodelación necesarias para acoger al paciente de esta semana. No me entiendan mal, él no es muy grande, pero hubo que tirar un par de tabiques para que entrara también su ego. Ya que estamos, a partir de ahora saldremos los jueves, que para muchos es el nuevo viernes, pero para nosotros será el nuevo martes. Que martes y viernes coincidan en el mismo día no puede ser algo malo, salvo que estés en la isla de Perdidos.

El problema del señor Lucas, dicho sea como cineasta, no como pato, es que en algún momento decidió asumir como lema vital la máxima de Homero: "todo el mundo es idiota menos yo". Perdón, me sobró una "o" en el nombre.

Este tremebundo complejo de superioridad le ha llevado a fundar lo que para muchos es una religión: la Fuerza. Pero él se muestra por encima de cualquier religión. Hasta que se dé cuenta de la de muñequitos y merchandising que mueven los católicos. Hay quien dice que el movimiento ha sido a la inversa y que es el Vaticano el que ha tomado nota de las tácticas de Lucas. Eso explicaría por qué han puesto al emperador Palpatine de consejero delegado.

Con todo lo dicho, decidí ponerle una serie de ejercicios con el fin de que mejorara. "¿Mejorar?", me respondió. "Si quisiera mejorar, dirigiría mi terapia yo mismo". El pobre. Así con todo, los ejercicios propuestos son los siguientes:

  • Antes de sentarse a escribir nada, acudir a una tienda Disney. Cuando tenga aborrecidos los muñequinos, entonces podrá escribir.
  • Asumir responsabilidades por los actos fallidos. Por ejemplo, no contratando como protagonistas a actores malos para tener a quién echar la culpa.
  • Ver Pocoyó. Una vez acabado el capítulo reflexionar sobre cómo los niños pequeños tienen sus necesidades audiovisuales cubiertas y por qué sus películas pueden ser para personas más mayores.
  • Ver alguna película de animación digital española. Confío en que así se dará cuenta de que no todo lo que se hace por ordenador es bueno.
  • Comprarse un cuello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2009 Superegos, la serie All rights reserved. Theme by Daniel Solana Tacón.